25 oct. 2011

Volví para mostrarte que podía volar


Yo era débil, demasiado débil para volar, pero tu estabas allí, bien a mi lado, incitándome a hacerlo...Extendí las alas y abandoné el nido, jurando que nada se me opondría.
Probé el amor y probé la vida, pero no lo bastante para satisfacerme... Incitándome a continuar y dándome fuerzas te oía diciéndome: ¡Adelante pequeña! Puedes hacerlo, no es más que la vida. ¡No tiene nada de particular!
Es solo... cuestión de entenderla por dentro.
Como una estrella en el cielo de medianoche, que se disuelve en la mañana, volví para mostrarte que podía volar, pero tu te habías ido sin avisar...